H e m e r o t e c a
  1999 - FEBRERO - EL PERIÓDICO
 



Rocío Jurado

 “Soy como se debe ser”





 

 La cantante de Chipiona reemprende esta noche, en el Pabellón Olímpico de Badalona, su gira por toda España.
Durante el espectáculo, la artista repasará todos los grandes éxitos de su dilatada carrera.


 EL PERIÓDICO - 12 DE FEBRERO DEL 1999 - MAYKA NAVARRO - BADALONA



 Desde el comedor de su finca Yerbabuena, Rocío Jurado contempla un limonero que le regaló Paloma San Basilio. Esta mañana aterrizará en Barcelona con una cesta de sus limones.









¿Con ganas de volver a cantar en Barcelona?

Muchas, y más por hacerlo en un espacio tan grande donde puedo ofrecer un gran espectáculo. Sólo tengo miedo por el sonido, porque estos polideportivos son muy puñeteros.


¿Hay algo tan placentero como un escenario?

Pocas cosas. En los peores momentos de mi vida, lo que me ha ayudado a remontar han sido las caras del público, no sus aplausos. Cuando descubro una cara arrobada, mirándome, disfrutando, me vuelvo loca. Es una especie de droga, un incentivo espiritual sin el que es difícil vivir.


¿Es esto lo que le hace ser tan fuerte en el escenario?

Sí, parece que no me vaya acabar nunca, ¿verdad? Una noche, Montserrat Caballé vino a verme emocionada al camerino y me dijo que cuando empecé a cantar con esa fuerza pensó que sería incapaz de acabar. Cada día acabo con la voz más limpia.


¿Cómo mantiene esa imagen tan sexual sin despertar las iras de los reaccionarios?

Eso me dice Manuel Alejandro, que cantando tengo licencia hasta para matar. No fuerzo la pose erótica, me sale de verdad.


¿Pero, es consciente de su poderío?

No te creas, yo sólo sé que cuando subo al escenario dejo que surjan las cosas como tienen que salir: con arte.


¿Cuesta trabajo ser buena persona?

Sí, porque te colocan en situaciones que cuesta ser buena. Pero me gusta ser como soy. Es más, creo que soy como se debe ser: una persona que quiere mucho, pero que no odia. Tengo coraje, pero no soy rencorosa.


Da la sensación de que ha sido y es una mujer feliz.

No soy tan feliz como parece, pero me gusta parecerlo. Soy luchadora, remonto las situaciones difíciles, pero reconozco que todo esto cuesta mucho trabajo y que no es oro todo lo que reluce.


¿La felicidad es cara?

Mucho, y sobre todo cuando no depende sólo de ti.


¿Valiente?

Eso sí soy, valiente ante lo que conozco y preveo, y un poco cobarde ante lo que desconozco.


¿Respetan su intimidad?

Algunos, pero han habido desaprensivos que me han hecho daño atacando a mi familia.


¿Por qué ha habido tanta saña con su hija?

No lo sé, porque es una niña muy buena que no decidió ser famosa.
Algunos la critican porque cobra exclusivas, pero a mí me parece muy bien que meta mano porque muchos son los que cobran por ella.


¿Está orgullosa de ella?

Mucho, porque es muy buena persona, más que yo y todo.


¿Cómo se siente abuela?

Muy tierna. Además, como todo ha sido tan rápido, no sé distinguir entre mi hija y mis nietos. Les digo mis niños.


¿Qué le pide cada mañana a la vida?

Paz espiritual, un café y fuerza para seguir adelante.


¿La vida pesa mucho?

Claro, no se pueden hacer las cosas a la ligera.


¿Es muy responsable?

Me quedé sin padre a los 12 años y todo lo que me rodea lo he levantado yo. Ahora empiezo a compartir el peso.


¿Qué tienen los toreros?

Están hechos de una materia materia especial porque se juegan la vida cada día. A mi marido lo veo como un superhombre, aunque también sufre crisis en las que se viene abajo y aquí entro yo, para que no decaiga.


¿Envejecerá con él?

Espero que sí, porque será bueno, aunque en la vida, el hombre propone y Dios dispone.


También dicen que el que reparte bueno, recoge bueno.

No siempre es así. No todo es de color de rosa. Hay que ser idiota para no ver las injusticias que pasan en el mundo.


¿Contenta con el mundo en el que crecerán sus nietos?

Para nada, pero confío mucho en la raza humana para que lo arreglen. Espero que alguien se levante un día y vea que de esta manera no podemos seguir.


Dibújeme a un hombre.

Mi padre: torero sin serlo, pícaro, santo, elegante, galante, lanzado, un hombre estupendo al que he idealizado con el tiempo.


¿Qué cara tiene su Dios?

Mi Dios es como la fuerza de la naturaleza, da de comer y quita la vida, pero es necesario. Una persona que no cree en nada es desgraciada, o está loca, o es tonta. Lo aseguro.






http://www.galatea77.com/imagenes1/volver.gif








www.lamasgrande.es
 
  Hoy habia 3 visitantes (8 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=